El Catecismo de la Iglesia Católica:

Verdadero instrumento para crecer y formar en la fe.

Estimados lectores:

El pasado 11 de octubre iniciamos el año de la Fe, convocado por el papa Benedicto XVI y considerado por él mismo como “un momento de gracia y de compromiso por una conversión a Dios cada vez más plena, para reforzar nuestra fe en Él y para anunciarlo con alegría al hombre de nuestro tiempo” (1). Por este motivo, aprovechando esta iniciativa del romano pontífice, en nuestra diócesis se han tomado varias iniciativas que nos permitirán profundizar en nuestra fe como católicos, siendo una de las principales el estudio del Catecismo de la Iglesia Católica. De hecho, fue hace 20 años, el 11 de Octubre de 1992, cuando salió a la luz este Catecismo, en el cual se explican los principales temas de nuestra fe.

El mismo papa Benedicto XVI propone el Catecismo de la Iglesia Católica como un verdadero instrumento de apoyo en el conocimiento y transmisión de la fe, “especialmente para quienes se preocupan por la formación de los cristianos, tan importante en nuestro contexto cultural” (2) . Por ello es que en esta sección nos enfocaremos a conocer más nuestra fe desde este libro, tomando los apartados principales y tratando de hacerlos más cercanos a todos. Iniciaremos este estudio mencionando las partes que lo conforman.

El catecismo se divide en cuatro partes:

1. La profesión de la Fe (Conocer la Fe: el Credo).

El Catecismo expone en primer lugar en qué consiste la Revelación, por la que Dios se dirige y se da al hombre, y la fe, por la cual el hombre responde a Dios (Sección primera). Posteriormente, en la segunda sección, explica el Símbolo de la fe  (Credo), en el cual se resumen los principios de nuestra fe. (3)

2. La Celebración del Misterio Cristiano (Celebrar la Fe: la Liturgia)

Esta parte se expone cómo la salvación de Dios, realizada por Cristo y por el Espíritu Santo, se hace presente en la liturgia de la Iglesia (primera sección), particularmente en los siete sacramentos (segunda sección). (4)

3. La Vida en Cristo (Vivir la Fe: Moral)

La tercera parte del catecismo nos muestra que el hombre, creado a imagen de Dios está llamado a vivir en el Espíritu. Su fin último es la bienaventuranza, para lo cual debe obrar recta y libremente, con la ayuda de la ley y de la gracia de Dios (Sección primera); un obrar que realiza el doble mandamiento de la caridad, desarrollado en los diez Mandamientos de Dios (Sección segunda) (5) .

4. La Oración Cristiana (Orar en la Fe).

La primera sección de esta última parte del Catecismo trata del sentido y la importancia de la oración en la vida de los creyentes. En la segunda sección se desglosa el Padre Nuestro, con sus siete peticiones, en las que encontramos la suma de los bienes que debemos esperar y que nuestro Padre celestial quiere concedernos. (6)

El Catecismo se divide en estos cuatro pilares de nuestra Fe: Conocer, celebrar, vivir y orar. Todo cristiano debe conocer su fe, conocer sus fundamentos para estar convencido de lo que cree y poder también transmitirlo a los demás; pero también debe ser capaz de celebrar su fe mediante acciones sagradas que anticipan su participación en el Reino de los cielos. Así, conociendo y transmitiendo su fe y celebrándola con los demás creyentes, debe salir al mundo dando un testimonio verdadero de lo que cree y de lo que celebra. Pero para ello siempre es necesario mantenerse en ese contacto directo con Dios a través de la oración, haciendo así de su vida una oración y un verdadero acto de Fe.

Los invito, hermanos, a que aprovechen esta gran herramienta que es el Catecismo de la Iglesia Católica y espero que el estudio que ahora iniciamos nos ayude a seguir creciendo como cristianos y como verdadera Iglesia, unidos por nuestra Fe.  Dios los bendiga.

 

1 (Homilía de Benedicto XVI en la Santa Misa para la Nueva Evangelización, del 16 octubre 2011, en la cual fue convocado este año de la fe)

2 Porta Fidei No. 12

3 Cfr. CEC 14.

4 Cfr. CEC 15.

5 Cfr. CEC 16.

6 Cfr. CEC 17.

Por Pbro. GUSTAVO ZAMORA CARREÑO

Los comentarios están cerrados