Celebra diócesis 28 aniversario con Mons. Franco Coppola

NUEVO LAREDO TAM- La unión familiar como una manera de reconstruir el tejido social, es el exhorto que hizo a los neolaredenses el Nuncio Apostólico Franco Coppola ayer durante la Misa del 28 Aniversario de la Diócesis de Nuevo Laredo y la dedicación de la Iglesia Catedral, aquí resaltó la devoción que los mexicanos tienen hacia la Virgen de Guadalupe, en quien dijo “se debe confiar como todo hijo confiaban su madre”.
Fue a las 7:00 de la tarde cuando la feligresía se reunió para recibir al representante del Papa Francisco entre los invitados se encontraban autoridades municipales, civiles, representantes de diferentes organismos así como feligreses de las diversas parroquias.
Aquí, el Nuncio hizo énfasis en la importancia que tiene la familia en la sociedad de todo país, ya que consideró que de nada sirve que los padres de familia se la pasen trabajando para brindar todas las comodidades, si lo escencial como es la formación de valores no se atiende.
“De qué sirve tener a los hijos con comodidades sino los están educando para la vida, para enfrentar las dificultades y situaciones que se viven en la actualidad, esto es parte del tejido social que debemos de reconstruir y no se ha tomado el tiempo para eso”, señaló.
Indicó que a pesar de lo difícil que está la situación por los tiempos que se viven, nunca se debe perder la fe y se debe confiar en la Intercerción de la Virgen de Guadalupe, patrona de México ante cualquier situación que suceda.
“Cuando yo supe que venía a México tuve mucho miedo, no conocía de éste país, por eso es que lo primero que hice fue acudir a la Basílica y conocer a la Virgen de Guadalupe y ví y entendí esa gran devoción que se le tiene y con sólo ver ese mensaje que nos hace confiar en ella “No tengas miedo, no estoy yo aquí que soy tu madre?, Debemos de confiar en ella cómo un niño confía en sus padres, ellos no tiene miedo de enfrentar la situación y así debemos actuar ante la vida”, comentó.
Al término de la Eucaristía, las personas que no pudieron ingresar a la Catedral por estar a su máxima capacidad de asistentes tuvieron la oportunidad de saludar al Nuncio Apostólico Franco Coppola quién además se dió tiempo para bendecirlos y tomarse fotos y otras muestras de afecto que le hicieron.

Redacción y fotografías por: Gabriela González Galicia.

Los comentarios están cerrados