Domingo de Ramos

El recorrido se realizó por toda la avenida Guerrero, la Paseo Colón, prolongación Guerrero para llegar a la Enrique Tomas Lozano donde se ubica la  Catedral del Espíritu Santo.

Fue minutos antes de las 3:30 de la tarde, cuando arribó el gran contingente, con palmas en mano ingresaron al templo para iniciar la celebración religiosa que presidió el Obispo Gustavo y concelebraron los sacerdotes: José Luís Badillo Rosales, Jesús Tijerina Bernal y César López Rentería.

Durante su mensaje, Monseñor Gustavo dio la bienvenida a los jóvenes, a los misioneros franciscanos que visitan Nuevo Laredo y felicitó y bendijo a los seminaristas del nivel secundaria, por vivir su primera experiencia como misioneros.

“Esta Catedral se llena de alegría,  ustedes han venido con el frescor que han traído a lo largo del camino, en diferentes calles de nuestra ciudad, como ya es una tradición año con año, han venido a dar ese testimonio de fe, muchos de ustedes ya fueron a misa y salen de una colaboración de sus parroquias, otros regresan para alguna celebración por la tarde, pero no han faltado a esta cita de fe”, expresó.

“Muchos eran niños entre aquella multitud, que aclamaba a Jesús a su entrada a Jerusalén, que bueno que los jóvenes que hoy en día son tan asediados de tantos peligros, de todo tipo sean los que aclamen al Señor, bienvenidos a esta Catedral”, afirmó.

Un llamado muy especial, fue el del perdón y la misericordia hacía sus semejantes, aun y cuando sean víctimas de alguna injusticia.

“Muchachos muchachas cuanta gente en Nuevo Laredo ha sido lastimada ha sufrido a causa de la violencia, a causa de la inseguridad, cuanta gente puede creer que tiene razones suficientes para odiar y albergar deseos de venganza y tenemos el testimonio de Nuestro Señor, “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, dijo.

“Yo sé que hay muchos que a pesar de lo que han sufrido, del daño que les han hecho han sabido perdonar y unirse a la oración de Cristo. También sé que hay jóvenes que sintiéndose tan dañados por eso se han sumado a las filas del crimen, pero aquí tenemos una juventud llena de fe, tú eres capaz de la misericordia, no importa lo que te hagan hecho, Jesús se ha puesto como modelo, pero también te da la gracia, si tú quieres tu puedes perdonar cualquier ofensa, solamente ponte en las manos del Señor y que tengamos esa gracia y esa capacidad de decir “Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen”, expresó.

Para concluir, el Obispo Gustavo bendijo y solicitó a los jóvenes  ser misioneros en este Año de la Fe, que concluirá este próximo mes de octubre.

Los comentarios están cerrados