El Papa pide pensar en los mártires de hoy cuando nos quejemos porque nos falta algo

Nosotros que lo tenemos todo y “si nos falta algo nos quejamos”, pensemos en los cristianos perseguidos y asesinados por su fe que hoy mueren en mayor número que en los primeros siglos, pero que para los medios de comunicación “no es noticia”, expresó el Papa Francisco durante la Misa celebrada este lunes en la Casa Santa Marta.

El Papa, que centró su homilía en el valor del martirio para la Iglesia de hoy y de mañana, llamó a conservar “la memoria de los mártires, que sufrieron y dieron la vida como Jesús, que fueron lapidados, torturados, asesinados a espada”, porque “sin memoria no hay esperanza”.

“Los mártires son los que llevan a la Iglesia adelante, son los que sostienen la Iglesia, los que la han sostenido y los que la sostienen hoy. Y hoy hay más mártires que en los primeros siglos”, explicó. “Los medios de comunicación no lo dicen porque no es noticia, pero hay muchos cristianos hoy en el mundo que son perseguidos, insultados, encarcelados, y son bendecidos por ello”. 

“¡Hay muchos cristianos en la cárcel, sólo por llevar una cruz o por dar testimonio de Jesucristo!”, lamentó el Obispo de Roma, quien recordó, al mismo tiempo, que ese sufrimiento “es la gloria de la Iglesia, y nuestro apoyo y también nuestra humillación”.

Dijo que es una humillación para los cristianos que no sufren esa persecución. “Nosotros, que lo tenemos todo, que todo nos parece fácil, y que si nos falta algo nos quejamos, pensemos en nuestros hermanos y hermanas que hoy, en un número mayor que en los primeros siglos, sufren el martirio”, expresó.

Francisco puso en valor los frutos de los mártires, a los cuales se refirió como la fortaleza de la Iglesia. “Es verdad y justo reconocerlo, que sentimos una gran satisfacción cuando asistimos a un acto eclesial de grandes dimensiones, con un gran éxito de asistencia de fieles, de cristianos que manifiestan su fe. ¡Es realmente bello! ¿Es esa nuestra fuerza? Sí, es nuestra fuerza, pero la más grande fuerza de la Iglesia hoy está en las pequeñas Iglesias, las pequeñitas, las que tienen pocas personas, con sus miembros perseguidos, con sus obispos en la cárcel. Esa es nuestra gloria hoy, nuestra gloria y nuestra fuerza hoy”, aseguró.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Marcos 5:1-20

1 Y llegaron al otro lado del mar, a la región de los gerasenos.

2 Apenas saltó de la barca, vino a su encuentro, de entre los sepulcros, un hombre con espíritu inmundo

3 que moraba en los sepulcros y a quien nadie podía ya tenerle atado ni siquiera con cadenas,

4 pues muchas veces le habían atado con grillos y cadenas, pero él había roto las cadenas y destrozado los grillos, y nadie podía dominarle.

5 Y siempre, noche y día, andaba entre los sepulcros y por los montes, dando gritos e hiriéndose con piedras.

6 Al ver de lejos a Jesús, corrió y se postró ante él

7 y gritó con gran voz: «¿Qué tengo yo contigo, Jesús, Hijo de Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes.»

8 Es que él le había dicho: «Espíritu inmundo, sal de este hombre.»

9 Y le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?» Le contesta: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos.»

10 Y le suplicaba con insistencia que no los echara fuera de la región.

11 Había allí una gran piara de puercos que pacían al pie del monte;

12 y le suplicaron: «Envíanos a los puercos para que entremos en ellos.»

13 Y se lo permitió. Entonces los espíritus inmundos salieron y entraron en los puercos, y la piara – unos 2.0000 se arrojó al mar de lo alto del precipicio y se fueron ahogando en el mar.

14 Los porqueros huyeron y lo contaron por la ciudad y por las aldeas; y salió la gente a ver qué era lo que había ocurrido.

15 Llegan donde Jesús y ven al endemoniado, al que había tenido la Legión, sentado, vestido y en su sano juicio, y se llenaron de temor.

16 Los que lo habían visto les contaron lo ocurrido al endemoniado y lo de los puercos.

17 Entonces comenzaron a rogarle que se alejara de su término.

18 Y al subir a la barca, el que había estado endemoniado le pedía estar con él.

19 Pero no se lo concedió, sino que le dijo: «Vete a tu casa, donde los tuyos, y cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo y que ha tenido compasión de ti.»

20 El se fue y empezó a proclamar por la Decápolis todo lo que Jesús había hecho con él, y todos quedaban maravillados.

“Una Iglesia sin mártires, me atrevo a decir, es una Iglesia sin Jesús”, dijo el Santo Padre, que invitó a rezar “por nuestros mártires que sufren tanto, por esa Iglesia que no es libre de expresarse. Ellos son nuestra esperanza, porque la sangre de los cristianos, la sangre de los mártires, es semilla de cristianos”.

“Con su martirio, con su testimonio, con su sufrimiento, también dando la vida, ofreciendo la vida, siembran el cristianismo futuro”, expresó.

Los comentarios están cerrados