ENCICLICA: ” LAUDATO SI ” Un regalo y un compromiso de todos.

 

ecologia papa francisco

 

Dar un sentido a la vida, al valor de estar juntos en una “casa común” porque esta tierra maltratada y saqueada clama (2): es la invitación del Papa Francisco en su segunda encíclica, Laudato si (Alabado seas), publicada este jueves 18 de junio a las 12 del mediodía (hora de Roma) en varios idiomas.

Como Francisco dijo en Brasil a los jóvenes en el verano de 2013, “Que va a haber lío, va a haber”, porque la Iglesia en salida de su pontificado hace una crítica sin precedentes al poder económico y político para una “conversión ecológica” (216), es decir, pide “un cambio de rumbo” radical (163).

El documento consta de 191 páginas de contenido social y pastoral “sin pelos en la lengua”. Los lobbies conservadores condenaron a priori la Encíclica. ¡Tenían razón! Tienen de qué temer. En seis capítulos, el Papa despedaza amorosamente “el relativismo” y “las posiciones timoratas” e invita a actuar ya (166). No sólo hace un elenco de problemas, sino también un llamado a la esperanza para buscar la solución.

Con un lenguaje “sincero y abierto” dirigido a toda la humanidad (fieles incluidos), el Pontífice cuestiona a las “conciencias” del poder, aquellas que no han hecho “nada” para salvar el planeta y “queman el tiempo” en congresos internacionales “minimizando” lo que los mercados no aprueban (5).

Asevera que debemos preguntarnos “¿para qué pasamos por este mundo? ¿para qué vinimos a esta vida? ¿para qué trabajamos y luchamos? ¿para qué nos necesita esta tierra?”: “Si no nos planteamos estas preguntas de fondo -escribe el Pontífice – “no creo que nuestras preocupaciones ecológicas puedan obtener resultados importantes” (160).

Hay varios ejes temáticos que el Papa presenta con coherencia en todo el texto: “los pobres y la fragilidad del planeta”, “un mundo en el que todo está conectado”, “la crítica al poder de la tecnología”, el llamado a una nueva economía y el progreso, el valor de cada criatura, “la necesidad de debates sinceros y honestos”, “la cultura del descarte y la propuesta de un nuevo estilo de vida” (16).

En el primer capítulo, Francisco aborda la relación entre la contaminación y el cambio climático, el mal uso del agua, la pérdida de la biodiversidad, la desigualdad entre regiones ricas y pobres o la “debilidad de las reacciones” (58) políticas ante lo que llama “la deuda ecológica” (51) con mayores responsabilidades para los países desarrollados.

Ofrece un análisis de los problemas y sin tapujos también de los culpables de “una alegre irresponsabilidad” (59) que atenta constantemente contra la vida.

No es cierto, como algunos detractores de Francisco han insinuado, que sea un documento agnóstico y privado de Dios, con pocas citas bíblicas. Por el contrario, el texto valora los conocimientos científicos disponibles hoy (cap.1) y los relaciona con la enseñanza bíblica (cap.2), analizando los orígenes del mal (cap.3) en el egoísmo, la tecnocracia y el consumo excesivo.

El Papa hace propuestas (cap. 4) para llegar a una “ecología integral, que incorpore claramente las dimensiones humanas y sociales” (137). Propone (cap. 5) emprender un diálogo sobre el medio ambiente que facilite procesos de decisión transparentes. Y destaca (cap. 6) el poder de la educación para crecer sin dañar el planeta, con una relación espiritual, eclesial, político y teológico.

A continuación, el índice de la encíclica,  y tres frases memorables de cada capítulo:

Capítulo 1. Lo que está pasando en nuestra casa

Tecnología: (20) La tecnología que, ligada a las finanzas, pretende ser la única solución de los problemas, de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, y por eso a veces resuelve un problema creando otros.

Agua: (30) En realidad, el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la supervivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos.

Cambio climático y lobbies: (49) Por eso, hay que mantener con claridad la conciencia de que en el cambio climático hay responsabilidades diversificadas y, como dijeron los Obispos de Estados Unidos, corresponde enfocarse “especialmente en las necesidades de los pobres, débiles y vulnerables, en un debate a menudo dominado por intereses más poderosos”.

Capítulo 2. El Evangelio de la creación

La soberbia de los hombres: (66) La armonía entre el Creador, la humanidad y todo lo creado fue destruida por haber pretendido ocupar el lugar de Dios, negándonos a reconocernos como criaturas limitadas.

Dios, ternura paterna: (73) En la Biblia, el Dios que libera y salva es el mismo que creó el universo, y esos dos modos divinos de actuar están íntima e inseparablemente conectados.

Maltratar otras criaturas aleja de Dios: (83) El fin último de las demás criaturas no somos nosotros. Pero todas avanzan, junto con nosotros y a través de nosotros, hacia el término común, que es Dios, en una plenitud trascendente donde Cristo resucitado abraza e ilumina todo.

Capítulo 3. La raíz humana de la crisis ecológica

El poder tecnológico en pocas manos: Pero no podemos ignorar que la energía nuclear, la biotecnología, la informática, el conocimiento de nuestro propio ADN y otras capacidades que hemos adquirido nos dan un tremendo poder. Mejor dicho, dan a quienes tienen el conocimiento, y sobre todo el poder económico para utilizarlo, un dominio impresionante sobre el conjunto de la humanidad y del mundo entero.[…] ¿En manos de quiénes está y puede llegar a estar tanto poder? Es tremendamente arriesgado que resida en una pequeña parte de la humanidad.

Poder económico de la tecnología que niega la inclusión: (109) El paradigma tecnológico también tiende a ejercer su dominio sobre la economía y la política[…]. El mercado por sí mismo no garantiza el desarrollo humano integral y la inclusión social.

Las personas antes que el negocio: (128) Dejar de invertir en las personas para obtener un mayor rédito inmediato es muy mal negocio para la sociedad.”

Capítulo 4. Una ecología integral

Salud de las instituciones proporcional al bienestar ambiental: Cualquier menoscabo de la solidaridad y del civismo produce daños ambientales (142).

Los problemas ambientales y los contextos familiares, laborales, urbanos: No hay dos crisis separadas, una ambiental y la otra social, sino una única y compleja crisis socio ambiental (139).

Ecología integral que parte del propio cuerpo: Nuestro cuerpo nos pone en relación directa con el medio ambiente y con los demás seres humanos. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como don del Padre y casa común; en cambio una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio (155).

Ecología ambiental y bien común: (156) En el contexto de hoy “donde hay tantas inequidades y cada vez son más las personas descartables, privadas de derechos humanos básicos”, esforzarse por el bien común significa una “opción preferencial por los más pobres” (158).

Solidaridad entre generaciones, cita de Benedicto XVI: “Además de la leal solidaridad intergeneracional, se ha de reiterar la urgente necesidad moral de una renovada solidaridad intergeneracional” (162).

Capítulo 5. Algunas líneas orientativas y de acción

La Iglesia invita a un debate y no sustituye a la ciencia:

Hay discusiones sobre cuestiones relacionadas con el ambiente, donde es difícil alcanzar consensos. […] La Iglesia no pretende definir las cuestiones científicas ni sustituir a la política, pero invito a un debate honesto y transparente, para que las necesidades particulares o las ideologías no afecten al bien común (188).

Faltan decisiones internacionales: Las cumbres mundiales sobre el medio ambiente de los últimos años no respondieron a las expectativas porque, por falta de decisión política, no alcanzaron acuerdos ambientales globales realmente significativos y eficaces (166).

La protección del medio ambiente y la cuestión económica: La protección ambiental no puede asegurarse sólo en base al cálculo financiero de costos y beneficios. El medio ambiente es uno de esos bienes que los mecanismos del mercado no son capaces de defender o de promover adecuadamente (190).

Capítulo 6. Educación y espiritualidad ecológica

La educación y la formación siguen siendo desafíos básicos: Todo cambio requiere motivación y un camino educativo (15). Deben involucrarse los ambientes educativos, el primero “la escuela, la familia, los medios de comunicación, la catequesis” (213).

Cambio de estilo de vida: Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo (230).

La verdadera felicidad no está en poseer: La felicidad requiere saber limitar algunas necesidades que nos atontan, quedando así́ disponibles para las múltiples posibilidades que ofrece la vida (223). De este modo se hace posible“sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos” (229).

ARY WALDIR RAMOS DÍAZ

www.aleteia.org

Pastoral Educativa

CODIPE: COORDINACION DIOCESANA DE PASTORAL EDUCATIVA MISION: EVANGELIZAR EL MUNDO DE LA EDUCACION VALORES: UNIDAD,FRATERNIDAD,CARIDAD,SERVICIO

Los comentarios están cerrados