ESTACIONES DEL VIA CRUCIS Semana santa 2013

PRESENTACION.

 

Guía: Hermanos, en el marco del Año de la Fe, iniciamos el recorrido que Jesús hizo por amor a nosotros, contemplando desde su dolor y soledad  las realidades que nos conmueven e interpelan.

Necesitamos reconocer la solidaridad de nuestro Dios con todo el sufrimiento por causa  del egoísmo, la injusticia y la falta de previsión que la autoridad por negligencia provoca, en tanta gente que se encuentra desprotegida ante los fenómenos de la naturaleza y ante las propias necesidades de la vida.

Propongámonos fijar nuestra mirada en los rostros de los jóvenes marginados, sin opciones de una vida digna y sin esperanza.

Pensemos en todos los que sufren y de manera especial pidamos  por el don de la paz.

Y que María, Madre de la Iglesia nos acompañe en este recorrido y nos enseñe a vivir con fe este misterio de amor.

 

 

PRIMERA ESTACIÓN:  “ JESÚS EN EL HUERTO DE LOS OLIVOS ”

 

P. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos               Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: En esta primera estación, queremos mirar con cariño, como  Jesús nos enseña, a todos los que viven afectados por la soledad, la enfermedad y el olvido.

 

Lectura : Lucas 22, 39-46

 

Después salió y fue, como de costumbre, al monte de los Olivos. Sus discípulos lo siguieron.

Al llegar allí, les dijo: “Oren para que puedan hacer frente a la Prueba”.

Se alejó de ellos como a la distancia de un tiro de piedra, se arrodilló y suplicaba así:

“Padre, si quieres aleja de mí este cáliz de amargura; pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Entonces, se le apareció un ángel del cielo, que lo estuvo confortando. Lleno de angustia, oraba más intensamente, y comenzó a sudar como gotas de sangre que corrían hasta el suelo.

Después de orar, se levantó y fue adonde estaban sus discípulos. Los encontró dormidos, pues estaban rendidos por la tristeza. Entonces les dijo: “¿Cómo es que están durmiendo?

Levántense y oren, para que puedan hacer frente a la prueba”. ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: El camino doloroso de Jesús comienza en la soledad del Huerto de Getsemaní.

Quien fue aclamado por el pueblo en la entrada a Jerusalén ahora está solo. El que tantas veces tuvo que apartarse de las multitudes que lo asediaban para encontrar un espacio de soledad donde orar a su Padre, ahora suplica que lo acompañen. Jesús enfrenta su hora más decisiva. Con el rostro en tierra pone su vida en las manos del Padre; empapado en sudor y sangre, ora y clama para no caer en tentación.

Ha venido a unirse a nuestros dolores y, uno de ellos, tal vez de los más fuertes es la soledad.

Al iniciar este Vía Crucis, el mismo Jesús nos llama a acompañar con delicadeza y paciencia a todos los que sufren soledad. “ La fe sólo crece y se fortalece creyendo; no hay otra posibilidad para poseer la certeza sobre la propia vida que abandonarse. “ PF7

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

De nuestra fe en Cristo brota también la solidaridad como actitud permanente de encuentro, hermandad y servicio, que ha de manifestarse en opciones y gestos visibles, principalmente en la defensa de la vida y de los derechos de los más vulnerables y excluidos, y en el permanente acompañamiento en sus esfuerzos por ser sujetos de cambio y transformación de su situación. DA394

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por tantas personas,  que se sienten abandonados o no reconocidos, dejados de lado por nuestra falta de amor. Pon en nosotros un corazón de acogida para amarlos como Dios los ama.

Pidamos al Señor…                                                                                       R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por todas las familias para que cumplan su vocación de engendrar a la vida y el amor.

Para que unidos a Cristo siempre encuentren los caminos para superar las dificultades.

Pidamos al Señor…                                                                                      R: Escúchanos, Señor .

 

Oremos por aquellos que, contra corriente, han hecho de su vida un camino de apostolado y servicio con aquellos a los que el resto ignora.

Fortalece su espíritu de entrega generosa y anímalos en sus deseos de construir un mundo mejor.

Pidamos al Señor…                                                                                      R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                         Canto.

 

 

SEGUNDA ESTACIÓN: “ JESÚS, TRAICIONADO POR JUDAS, ES ARRESTADO ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos               Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: En la segunda estación, Jesús es herido por la traición de uno de los suyos. Aquí les invitamos a tener presente a tantos hermanos nuestros  que son traicionados por una sociedad, que no les ofrece las oportunidades necesarias para su pleno desarrollo.

 

Lectura : Lucas 22,47-48. 52-54ª

 

Aún estaba Jesús hablando, cuando llegó una multitud, encabezada por uno de los Doce, llamado Judas, que se acercó a Jesús para besarlo. Jesús le dijo: “Judas ¿Con un beso entregas al hijo del hombre?”. Viendo los suyos lo que iba a pasar, le dijeron: “Señor, ¿sacamos la espada?” Y a los que venían contra él, jefes de los sacerdotes, jefes de la guardia del templo y ancianos, les dijo: “Han salido a detenerme con espadas y palos, como si fuera un ladrón.

Todos los días estaba con ustedes en el templo, y no movieron un dedo en mi contra; pero ésta es su hora: la hora del poder de las Tinieblas”. Después de arrestarlo, se fueron y entraron en la casa del sumo sacerdote.  ¡ Palabra de Dios !

 

Comentario: Jesús es detenido fruto de una traición: uno que compartía su mesa, con un beso da la señal para que lo aprehendan. Este es, tal vez, el golpe más doloroso. Contemplamos sorprendidos la mansedumbre de Jesús. Aun en este momento no se deja arrastrar por la violencia. Tal vez, muchos de nosotros nos hemos sentido traicionados en algún momento y necesitamos aprender de su mansedumbre.

“ La «fe que actúa por el amor» (Ga 5, 6) se convierte en un nuevo criterio de pensamiento y de acción que cambia toda la vida del hombre (cf. Rm 12, 2;Col 3, 9-10; Ef 4, 20-29; 2 Co 5, 17). “ PF6

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Los discípulos y misioneros de Cristo deben iluminar con la luz del Evangelio todos los ámbitos de la vida social. La opción preferencial por los pobres, de raíz evangélica, exige una atención pastoral atenta a los constructores de la sociedad (Cf. EV 5). Si muchas de las estructuras actuales generan pobreza, en parte se ha debido a la falta de fidelidad a sus compromisos evangélicos de muchos cristianos con especiales responsabilidades políticas, económicas y culturales. DA501

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por nuestros hermanos  que por falta de oportunidades, ven estancado su crecimiento.

Aquellos afectados por barreras de indiferencia, de escasa tolerancia o de prejuicios.

Nuestra sociedad  necesita de nuestra  solidaridad para ser verdaderos discípulos y misioneros de Jesús.

Pidamos al Señor…                                                                                             R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestro país, para que siempre dé cabida a todos. Por el derecho de vivir, crecer y realizarse de todos, especialmente de los más, pobres y desprotegidos de nuestra sociedad.

Pidamos al Señor…                                                                                             R: Escúchanos, Señor .

 

Oremos por nosotros, por nuestra manera de comprender a nuestros hermanos.

Para que siempre pongamos confianza en los proyectos de nuestro prójimo, alentándonos mutuamente a crecer y servir a toda la humanidad.

Pidamos al Señor…                                                                                             R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                                   Canto.

 

 

TERCERA ESTACIÓN: “ JESÚS ES CONDENADO A MUERTE  POR EL SANEDRÍN ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos            Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: En un oscuro juicio, Jesús es condenado por el Sanedrín. Nuestro Salvador ha querido unirse a todos los que son injustamente condenados de diversos modos. Algunos sostienen que  ser pobre constituye una verdadera condena y amenaza social.

 

Lectura : Lucas 22,54-55

 

Entonces lo tomaron preso y lo llevaron a la casa del Sumo Sacerdote, donde entraron.

Cuando amaneció, se reunieron los jefes de los judíos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley. Y mandaron traer a Jesús ante el tribunal. Le dijeron: “Dinos si tú eres el Cristo”.

Jesús respondió: “Si se lo digo, ustedes no me creerán, y si les pregunto algo, no me van a contestar. Pero en adelante el Hijo del Hombre estará sentado a la derecha del Dios Poderoso”.

Le preguntaron todos: “Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?”. Les declaró: “Lo soy”.. Ellos dijeron: “¿Para qué buscar otro testimonio? Nosotros mismos lo hemos oído de su boca”.   ¡ Palabra de Dios !.

 

Comentario: En el juicio ante el Sanedrín, no importaba su inocencia. Jesús era sospechoso y culpable. Representaba una amenaza. Había que deshacerse de Él cuanto antes. No hubo espacio para escuchar sus argumentos.

Mirar a Jesús y pensar en sus padecimientos, nos lleva también mirar a quienes se sienten doblemente condenados por su juventud y su pobreza. Aquellos que son tratados como culpables aún antes de cualquier juicio. Aquellos que son mirados bajo sospecha en todo momento.

Conmoverse ante este juicio injusto de nuestro Señor es también hoy rechazar todas las formas de condena social que no pocos  sufren. Es negarse a mirarlos como una amenaza, es escuchar sus argumentos y comprender sus historias. Es comprometerse a trabajar para superar todas las estructuras que los dejan atrapados en el círculo de la pobreza. “Es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar ” PF7

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Asumiendo con nueva fuerza esta opción por los pobres, ponemos de manifiesto que todo proceso

evangelizador implica la promoción humana y la auténtica liberación “sin la cual no es posible un orden justo en la sociedad” (DI 3). Entendemos además que la verdadera promoción humana no puede reducirse a aspectos particulares: “Debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a todo el hombre” (GS 76), desde la vida nueva en Cristo que transforma a la persona de tal manera que “la hace sujeto de su propio desarrollo” (PP15). DA399.

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por los pobres de esta tierra, especialmente por quienes no tienen lo necesario para vivir y sufren a raíz del hambre, de las migraciones forzadas, y de las faltas de oportunidades.

Pidamos al Señor…                                                                                             R: Escúchanos, Señor .

 

Oremos por todos aquellos que viven en situaciones vulnerables  como una auténtica condena social. Por quienes no pueden seguir estudiando y por aquellos que estudian en condiciones desfavorables a su dignidad.

Pidamos al Señor…                                                                                            R: Escúchanos, Señor .

 

Oremos por nosotros para abrir nuestros corazones a estas realidades y ser profetas capaces de denunciar las situaciones y estructuras que atentan contra la dignidad humana.

Pidamos al Señor…                                                                                            R: Escúchanos, Señor .

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                                  Canto.

 

 

CUARTA ESTACIÓN: “ JESÚS ES NEGADO POR PEDRO ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos              Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: A la traición de Judas se añade la negación de Pedro. Abandonado por los suyos Jesús enfrenta su camino. En esta estación fijamos la atención en nosotros y en la debilidad de nuestro compromiso con aquellos con quienes Cristo se identificó de un modo tan singular.

 

Lectura : Lucas 22, 56-62

 

“Después de arrestarlo, se fueron y entraron en la casa del sumo sacerdote. Pedro los seguía de lejos. Habían encendido fuego en medio del patio, y Pedro se sentó entre los que estaban alrededor de la lumbre. Una criada lo vio sentado junto al fuego, lo miró con atención y dijo:  “También éste andaba con él”.

Pedro lo negó, diciendo: “No lo conozco, mujer”.

Poco después otro, al verlo dijo: “Tú también eres de ellos”. Pedro dijo: “No lo soy”.

Transcurrió como una hora, y otro afirmó rotundamente: “Es verdad, éste andaba con él, pues es galileo”.

Entonces Pedro dijo: “No sé de qué me hablas”. Inmediatamente, mientras estaba hablando, cantó un gallo.

Entonces, el Señor dirigiéndose hacia Pedro, lo miró. Pedro recordó que el Señor le había dicho: “Hoy mismo, antes que el gallo cante, me habrás negado tres veces”; y saliendo afuera, lloró amargamente.

                                                                                                                                         ¡ Palabra de Dios !

 

Comentario: En la oscuridad de esta noche tenebrosa Pedro se deja llevar por el temor y niega a su Maestro. El que había sido constituido fundamento de la Iglesia sucumbe ante la amenaza y la fuerza del pecado. También Pedro queda herido por la gravedad de su cobardía.

Jesús lo mira… tres veces lo negó; tres veces el resucitado lo invitará a reafirmar su amor.

En Pedro reconocemos también nuestras cobardías. Aquellas veces que no lo hemos reconocido en los pobres y excluidos. En este Vía Crucis en que fijamos nuestra mirada en los jóvenes en situación de vulneración tenemos que reconocer que no ha sido sólo la sociedad o las carencias familiares las que los han dañado. También a nosotros, la Iglesia, nos ha faltado la valentía para acogerlos y defenderlos. Desde su dolor Jesús nos mira y nos llama a conversión. . “ La fe, en efecto, crece cuando se vive como experiencia de un amor que se recibe y se comunica. ” PF7

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Reconocemos que en ocasiones algunos católicos se han apartado del Evangelio, que requiere un estilo de vida más fiel a la verdad y a la caridad, más sencillo, austero y solidario, como también nos ha faltado valentía, persistencia y docilidad a la gracia para proseguir, fiel a la Iglesia de siempre y a la renovación iniciada por el Concilio Vaticano II. DA100h

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por tantos hermanos nuestros que caminan a nuestro lado víctimas del odio y de la indiferencia. Pidamos por todos los que no tienen espacios para ser escuchados y se sienten menospreciados y abandonados.

Pidamos al Señor…                                                                                         R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por los jóvenes que son negados por la sociedad, por sus instituciones y por sus familias, para que vean en el Señor un amigo en quien confiar y de quien recibir confianza.

Pidamos al Señor…                                                                                        R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestra comunidad, para que nadie se sienta negado. Que sepamos crecer en el reconocimiento de los hermanos, fortaleciendo los espacios y las actitudes de amistad.

Pidamos al Señor…                                                                                       R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                             Canto.

 

 

QUINTA ESTACIÓN: “ JESÚS ES CONDENADO A MUERTE POR PILATO ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos              Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: El segundo juicio es ante el Procurador romano. El Rey del universo es sentenciado a muerte por una autoridad débil que simplemente se lava las manos. En esta estación queremos tener presente también a tantas personas, especialmente jóvenes, que sufren por ser estigmatizados socialmente.

 

Lectura : Lucas 23,1-6. 14.16. 20-21. 24-25

 

Después se levantó toda la asamblea y lo llevaron ante Pilato. Ahí empezaron a acusarlo, diciendo: “Hemos comprobado que este hombre es un agitador. No quiere que se paguen los impuestos al César y se hace pasar por el rey enviado por Dios. Pilato, pues, lo interrogó en estos términos: “¿Eres tú el rey de los judíos?”. Jesús le contestó: “Tú eres el que lo dice”.

Pilato dijo a los jefes de los sacerdotes y a la multitud: “Yo no veo delito alguno en este hombre”. Pero ellos insistieron: Está alborotando al pueblo y difunde su doctrina por todo el país de los judíos. Comenzó por Galilea y ha llegado hasta aquí”. Les dijo: “Ustedes me presentaron a este hombre acusándolo de agitador. Lo interrogué personalmente delante de ustedes, pero no lo hallé culpable de ninguno de los crímenes de que lo acusan. Así que después de castigarlo, lo dejaré libre”. Pero ellos se pusieron a gritar todos juntos: “¡Crucifícalo  a él y deja libre a Barrabás!”.

Pilato, que quería dejar libre a Jesús, les dirigió de nuevo la palabra. Pero ellos le gritaban:

“¡Crucifícalo, crucifícalo!”. Entonces Pilato pronunció la sentencia que ellos reclamaban.

Luego soltó al que estaba preso por agitador y asesino, según ellos mismos exigían, y dejó que trataran a Jesús como quisieran.  ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: Pilato cede ante la presión de una multitud manipulada y pronuncia la sentencia injusta y fatal. El Varón de dolores también ha tomado una decisión: Él ha venido a cargar con todas nuestra injusticias. La sociedad de la que somos parte juzga con facilidad, construye fronteras entre unos y otros. “Creer en Jesucristo es, por tanto, el camino para poder llegar de modo definitivo a la salvación ” PF3

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Una realidad que golpea a todos los sectores de la población, pero principalmente al más pobre, es la violencia producto de las injusticias y otros males que durante largos años se ha sembrado en las comunidades.

Esto induce a una mayor criminalidad y, por ende, a que sean muchas las personas que tienen que cumplir

penas en recintos penitenciarios inhumanos, caracterizados por el comercio de armas, drogas,hacinamiento,

torturas, ausencia de programas de rehabilitación, crimen organizado que impide un proceso de reeducación y de inserción en la vida productiva de la sociedad. DA427.

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por nuestras comunidades, para que siguiendo el ejemplo de Jesús, seamos signo de fraternidad, respeto y comunión con todas las personas.

Pidamos al Señor…                                                                                                R: Escúchanos, Señor.

 

 

Oremos por tantos jóvenes que se sienten vulnerados por las estigmatizaciones y prejuicios sociales, para que en torno a ellos se puedan gestar espacios de encuentro, que los integre y los valore en lo que son. Pidamos al Señor…                                                                                               R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestro país, para que con el esfuerzo de todos, podamos llegar a ser una nación en la que todos nos sintamos acogidos y movidos a trabajar juntos por una patria más humana

Pidamos al Señor…                                                                                               R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                                     Canto.

 

 

SEXTA ESTACIÓN: “ JESÚS ES AZOTADO Y CORONADO DE ESPINAS ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                 Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Jesús es coronado con espinas. Al contemplar su rostro sufriente y humillado, azotado y maltratado, no podemos dejar de pensar en nuestras comunidades, donde el dolor, el sufrimiento, el secuestro y la humillación azotan el corazón y el rostro de Cristo en cada uno de los miembros que las integramos.

 

Lectura : Mateo 27,27-30

 

Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de haberle hecho azotar, se lo entregó para que fuera crucificado.

Entonces los soldados del Procurador llevaron a Jesús al Pretorio y reunieron en torno a él a toda la tropa. Le desnudaron, le pusieron una túnica roja, y trenzando una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, y en su mano derecha una caña; se arrodillaron ante él y se burlaban diciendo:  ¡Salve, Rey de los judíos!

Le escupían, le quitaron la caña y lo golpeaban en la cabeza. Después de reírse de él, le despojaron de la túnica, le pusieron sus vestidos y lo llevaron a crucificar.  ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: ¡ Ahora se burlan de Jesús ! Después de azotarlo lo visten con un falso ropaje de rey y lo coronan con espinas. Una grotesca degradación que ilustra dolorosamente los males de nuestra convivencia. Sin embargo, ni los látigos ni las espinas vulneran su deseo de hacer la voluntad del Padre. En cada golpe y en cada gota de sangre se anticipa la promesa de nuestra salvación.

Muchos se sienten golpeados y ofendidos por diversas situaciones. En todos ellos está Cristo. Hoy queremos poner especial atención en aquellos que han quedado atrapados en el flagelo de la drogadicción y el alcoholismo. Sabemos bien que fueron seducidos por un espejismo y que hoy viven como esclavos en situaciones que vulneran su dignidad de hijos de Dios. ” Es el don del Espíritu Santo el que capacita para la misión y fortalece nuestro testimonio, haciéndolo franco y valeroso. ” PF10

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

DA422. La Iglesia no puede permanecer indiferente ante este flagelo que está destruyendo a la humanidad, especialmente a las nuevas generaciones. Su labor se dirige especialmente en tres direcciones: prevención, acompañamiento y sostén de las políticas gubernamentales para reprimir esta pandemia.

En la prevención ,insiste en la educación en los valores que deben conducir a las nuevas generaciones, especialmente el valor de la vida y del amor, la propia responsabilidad y la dignidad humana de los hijos de Dios. En el acompañamiento, la Iglesia está al lado del drogadicto para ayudarle a recuperar su dignidad y vencer esta enfermedad. En el apoyo a la erradicación de la droga, no deja de denunciar la criminalidad sin nombre de los narcotraficantes que comercian con tantas vidas humanas, teniendo como meta el lucro y la fuerza en sus más bajas expresiones.

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por quienes viven sumidos en la droga y el alcoholismo, especialmente los jóvenes, porque encuentren caminos de sanación y de confianza en la vida.

Pidamos al Señor…                                                                                   R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por todas las instituciones que trabajan en prevención, rehabilitación y promoción humana. Que la pasión de Jesús les inspire y les anime a seguir reconstruyendo los tejidos de la vida de quienes acompañan.

Pidamos al Señor…                   .                                                                R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por tantos hombres y mujeres que sufren por los golpes y flagelos de la existencia. Que en este tiempo de renovación en la fe,  se sientan escuchados, acompañados y animados a vivir en el amor y la paz.

Pidamos al Señor…                                                                     .             R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria.                                                           Canto.

 

 

SÉPTIMA ESTACIÓN: “ JESÚS  CARGA  LA CRUZ ”

 

P. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos                  Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Azotado y humillado, Jesús recibe sobre si el madero que nos trae salvación. Oramos en esta estación por quienes no tienen trabajo o por quienes sufren por malas condiciones laborales.

 

Lectura : San Juan 19,16-17

 

Entonces Pilato les entregó a Jesús para que lo crucificaran.

Se hicieron, pues, cargo de Jesús quien, llevando a hombros su propia cruz, salió de la ciudad

hacia un lugar llamado “la Calavera” (que en la lengua de los judíos se dice “Gólgota”). ¡ Palabra de Dios !

 

Comentario: Al cargar la cruz, Jesús carga también con todos nuestros pesares. Jesús toma la cruz. La abraza. Y le pesa. Le abre las heridas de sus hombros llagados. Es cruz redentora. nosotros, contemplamos la escena conmovidos. Sin embargo, no podemos permanecer impasibles ante el Señor que carga con todas nuestras debilidades. Porque la cruz, que era signo de infamia, va a ser instrumento de nuestra salvación. Y al contemplar a Jesús sentimos en nuestro interior, la invitación de cargar nuestras cruces para seguirlo.

En esta estación oramos por todos quienes se sienten afligidos, agobiados por distintas cargas. Rostros concretos que deambulan por nuestra ciudad golpeando puertas, buscando una oportunidad; cansados, a veces, desesperanzados y agobiados. Sabemos del sufrimiento de quienes están sin empleo, o no cuentan con condiciones laborales o sueldos dignos. “muchos cristianos dedican sus vidas con amor a quien está solo, marginado o excluido, como el primero a quien hay que atender y el más importante que socorrer, porque precisamente en él se refleja el rostro mismo de Cristo ” PF14

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

El desempleo, la injusta remuneración del trabajo y el vivir sin querer trabajar son contrarios al designio de Dios. El discípulo y el misionero, respondiendo a este designio, promueven la dignidad del trabajador y del trabajo, el justo reconocimiento de sus derechos y de sus deberes, y desarrollan la cultura del trabajo y denuncian toda injusticia. DA121

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por México, para que sea un país con más oportunidades, donde todos puedan tener un empleo digno, con salarios justos.

Pidamos al Señor…                                                                                            R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por tantos hermanos, quienes ven vulnerados sus sueños y sus legítimos deseos de desarrollo. Pidamos al Señor…                                                                                           R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nosotros, para que esta actitud valiente, leal y obediente de Jesús nos anime a seguirlo día a día, cargando nuestras cruces con dignidad y esperanza.

Pidamos al Señor…                                                                                          R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                                 Canto.

 

 

OCTAVA ESTACIÓN: “ JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO A LLEVAR LA CRUZ ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                         Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Llegamos a las octava estación. Jesús es ayudado por un hombre extranjero a cargar la cruz. Simón de Cirene, quedó en nuestra memoria espiritual y hoy nos muestra el rostro de muchos que son ofendidos y perseguidos por su origen étnico o por su condición de inmigrantes.

En el Cireneo también reconocemos a quienes siguiendo la ruta de Jesús se han puesto al servicio de los demás.

 

Lectura : Lucas 23,26

 

Cuando le llevaban echaron mano de un tal Simón de Cirene, que venía del campo y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús.  ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: A Jesús le fallan las fuerzas. Pero los soldados quieren que llegue hasta el lugar de la ejecución. Y obligan a un extranjero que por lo mismo no tenía quien lo defendiera, a llevar durante un trecho la cruz del Señor. A veces nos encontramos con la cruz sin buscarla. Simón de Cirene, no buscó colaborar con el Señor. Sin embargo, los planes de Dios, son distintos y su esfuerzo alivia a nuestro Señor. “Así es también la fe: si no se tienen obras, está muerta por dentro ” PF14

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

La cruz de Cristo nos une, haciendo que la diversidad no sea una amenaza sino una bendición, pues en esta “nueva situación cultural afirmamos que el proyecto del Reino está presente y es posible, y por ello aspiramos a una América Latina y Caribeña unida, reconciliada e integrada. DA520.

Esta casa común está habitada por un complejo mestizaje y una pluralidad étnica y cultural, en el que el Evangelio se ha transformado (..) en el elemento clave de una síntesis dinámica que, con matices diversos según las naciones, expresa de todas formas la identidad de los pueblos latinoamericanos”.

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por quienes luchan por hacer realidad el valor de la justicia y la solidaridad, sirviendo al prójimo por amor a Dios, como una respuesta de fe de todos los cristianos.

Pidamos al Señor…                                                                                           R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por los inmigrantes en nuestro país, por sus búsquedas y aportes. Que esta presencia sea signo de respeto y comunión entre los hijos de Dios.

Pidamos al Señor…                                                                                          R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por quienes trabajan al servicio de la integración del tejido social. Para que experimenten el impulso del Espíritu en este tiempo de la Iglesia.

Pidamos al Señor…                                                                                         R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                                Canto.

 

 

NOVENA ESTACIÓN:  “ JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN ”

 

P. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos                    Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Jesús se encuentra con las mujeres que seguían su pasión. Se da una breve relación de mutua compasión y consuelo. En este lugar oramos por las mujeres que han sufrido maltrato o han debido enfrentar penosas situaciones en total soledad.

 

Lectura : Lucas 23, 27-31

 

Lo seguía muchísima gente, especialmente mujeres que se golpeaban el pecho y se lamentaban por Él

Jesús, volviéndose a ellas, les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloren por mí. Lloren más bien por ustedes mismas y por sus hijos. Porque está por llegar el día en que se dirá: Felices las madres sin hijos, felices las mujeres que no dieron a luz ni amamantaron.

Entonces se dirá: ¡Ojalá los cerros caigan sobre nosotros! ¡Ojalá que las lomas nos ocultaran!.

Porque si así trataron al árbol verde, ¿ qué harán con el seco ?.                  ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: Cristo sufre y las mujeres de Jerusalén sufren con Él. Con la cruz a cuestas, carga también con nuestra historia develando todos nuestros errores y pesares. El lugar que Jesús les concede a las mujeres sorprende a sus contemporáneos. Su camino doloroso acoge el sufrimiento de todas aquellas que han sido maltratadas o mal valoradas. El anuncio de Cristo incluye una nueva relación de reciprocidad y colaboración entre el varón y la mujer. Mucho nos falta por avanzar en la superación del machismo que sigue estando dolorosamente presente entre nosotros. Los impactantes casos de femicidio que estamos viviendo en los últimos años son signo del sufrimiento de muchas mujeres de nuestra sociedad. “ Esperamos que el testimonio de vida de los creyentes sea cada vez más creíble. ” PF9

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

La sabiduría del plan de Dios nos exige favorecer el desarrollo de su identidad femenina en reciprocidad y complementariedad con la identidad del varón.

Por eso, la Iglesia está llamada a compartir, orientar y acompañar proyectos de promoción de la mujer con organismos sociales ya existentes, reconociendo el ministerio esencial y espiritual que la mujer lleva en sus entrañas: recibir la vida, acogerla, alimentarla, darla a luz, sostenerla, acompañarla y desplegar su ser de

mujer, creando espacios habitables de comunidad y de comunión.  DA457

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por las mujeres de nuestra comunidad, de nuestras familias, de nuestra patria, para que sepamos acoger el ejemplo de Jesús, reconociéndolas y valorándolas por dignidad y testimonio.

Pidamos al Señor…                                                                                      R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por quienes son víctimas de las diversas formas de machismo para que encuentren en la Iglesia y en los organismos del estado protección, apoyo y consuelo

Pidamos al Señor…                                                                                     R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por los jóvenes para que animados por la novedad del evangelio configuren una nueva relación de equidad y colaboración entre el hombre y la mujer.

Pidamos al Señor…                                                                                     R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                           Canto.

 

 

DÉCIMA ESTACIÓN:  “ JESÚS ES CRUCIFICADO ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                   Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: La cruel procesión llega hasta el Gólgota. Todas nuestras miserias se dan cita para llevar a Jesús a la cruz. A muchos les afecta una gran desesperanza. En este lugar oramos especialmente por una realidad que nos inquieta y nos concierne: jóvenes que han llegado a atentar contra su vida.

 

Lectura : Lucas 23,33-38

 

Cuando llegaron al lugar llamado la Calavera, lo crucificaron a él y a los malhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda. Mientras tanto Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Después se repartieron sus ropas, sorteándoselas. La gente estaba ahí mirando. Los jefes, por su parte, se burlaban diciendo: “Ya que salvó a otros, que se salve a sí mismo, para ver si es el Cristo de Dios, el Elegido”. Los soldados también se burlaban de él. Cuando le ofrecieron de su vino agridulce para que lo tomara, le dijeron: “Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo”. Porque había un letrero en lo alto de la cruz que decía: “Este es el rey de los judíos”. ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: La crucifixión es la inconcebible respuesta del hombre a la condescendencia de Dios: a desgarrones le quitan sus vestidos, con martillos clavan sus manos. Al dolor se junta la indiferencia, la burla, la ingratitud. A estas ofensas, el crucificado responde con un acto de amor jamás imaginado: implora el perdón para sus verdugos. La cruz, signo de oprobio se convierte en signo de redención, de triunfo.

Sabemos de jóvenes que han caído en la desesperanza. Algunos han llegado al extremo de atentar contra sus vidas. En esta estación queremos orar por ellos y unirlos a la victoria de Cristo. “ El corazón indica que el primer acto con el que se llega a la fe es don de Dios y acción de la gracia que actúa y transforma a la persona hasta en lo más íntimo ” PF10

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Una auténtica evangelización de nuestros pueblos implica asumir plenamente la radicalidad del amor cristiano, que se concreta en el seguimiento de Cristo en la Cruz; en el padecer por Cristo a causa de la justicia; en el perdón y amor a los enemigos. Este amor supera al amor humano y participa en el amor divino, único eje cultural capaz de construir una cultura de la vida. DA543

 

Alienta nuestra esperanza la multitud de nuestros niños, los ideales de nuestros jóvenes y el heroísmo de muchas de nuestras familias que, a pesar de las crecientes dificultades, siguen siendo fieles al amor DA127.

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por los jóvenes que, por diversas situaciones de la vida se encuentran agobiados y desalentados. Que el testimonio del Señor, que dio su vida por nuestra felicidad, les devuelva la esperanza en una vida mejor.

Pidamos al Señor…                                                                                              R:Escúchanos, Señor.

 

Oremos por quienes han llegado a atentar contra su vida que es don de Dios. Para que descubran en la cruz de Cristo la fuente de la vida y del amor.

Pidamos al Señor…                                                                                             R:Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestra comunidad. Para que sigamos creciendo como signo de vida y esperanza para la gente que más sufre el desaliento y la frustración.

Pidamos al Señor…                                                                                             R:Escúchanos, Señor

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre….                                                  Canto.

 

 

UNDÉCIMA ESTACIÓN:  “ JESÚS PROMETE SU REINO AL BUEN LADRÓN ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                    Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: A todos los que están privados de libertad, especialmente a los jóvenes que han caído en la lógica de la delincuencia. La pasión del Señor en la cruz redentora nos presenta la vida como una inagotable fuente de nuevas oportunidades.

 

Lectura : Lc 23, 39-43

 

Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros». Pero el otro lo increpaba, diciéndole: «¿No tienes temor de Dios, tú que sufres la misma pena que él? Nosotros la sufrimos justamente, porque pagamos nuestras culpas, pero él no ha hecho nada malo». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a establecer tu Reino». Él le respondió: «Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso. ¡Palabra de Dios!

Comentario: En nuestra vida muchas veces a pesar de sabernos pecadores, nuestro orgullo nos lleva no solo a no reconocerlo, sino a culpar a los demás. Necesitamos mucho el don de la humildad para sentirnos necesitados de Dios y de su salvación, sin embargo Jesús nos demuestra que siempre está dispuesto a tendernos la mano y acompañarnos en el camino de retorno al Padre.”  Redescubrir los contenidos de la fe p y reflexionar sobre el mismo acto con el que se cree, es un compromiso que todo creyente debe de hacer propio. ” PF9

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

La Iglesia nos invita fomentar las comisiones de pastoral penitenciaria, que sensibilicen a la sociedad sobre la grave problemática carcelaria, estimulen procesos de reconciliación dentro del recinto penitenciario e incidan en las políticas locales y nacionales, en lo referente a la seguridad ciudadana y la problemática penitenciaria. DA430.

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por los jueces, los fiscales, abogados, y por los responsables de la seguridad y el orden público,  para que tengan la sabiduría de Dios al ejercer tan delicadas funciones. Para que puedan velar por la seguridad de las personas y la justicia para las víctimas sin dejar de buscar caminos de dignidad, respeto y redención para los victimarios.

Pidamos al Señor…                                                                                      R:Escúchanos, Señor.

 

Oremos por adolescentes y jóvenes que viven en hogares y cárceles. Que en esta situación de sus vidas encuentren auténticos caminos de crecimiento humano y, si han delinquido, puedan conocer a Jesús con la actitud del “buen ladrón”.

Pidamos al Señor…                                                                                    R:Escúchanos, Señor.

 

Oremos por los jóvenes, niños y adolescentes que viven capturados por las redes de la delincuencia. Que por medio de nuestras mediaciones puedan comprender la vida como fuente de nuevas y buenas oportunidades para crecer.

Pidamos al Señor…                                                                                    R:Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                          Canto.

 

 

DUODÉCIMA ESTACIÓN: “ JESÚS EN LA CRUZ, JUNTO A SU MADRE Y AL DISCÍPULO. ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                  Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Desde la Cruz el Señor nos entrega a su Madre. El Discípulo Amado, que siempre ha estado a su lado y lo ha acompañado, recibe en María. Juan, el más joven de los Apóstoles, nos representa a todos. El es expresión de esta patria herida que necesita de una Madre como la Virgen María.

 

Lectura : Juan 19, 25-27

 

Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Después, dice al discípulo: “He ahí a tu madre”. Y desde aquel momento el discípulo la recibió en su casa. ¡Palabra de Dios!

 

Comentario: Se consuma la profecía del anciano Simeón. María ve traspasada su alma frente a la gran vejación de su hijo. Jesús contempla a su Madre y se cruza entre ellos una mirada de ternura, de amor sin medida. No ha querido reservarse nada y nos la entrega. María es Madre de todos los creyentes, porque ha creído contra toda esperanza que se cumplirían las promesas de Dios.

María es imagen de la Iglesia. Junto a Ella estamos llamados a desplegar en situaciones de dolor rasgos maternales más fuertes y valientes. Ser la Iglesia que lleva en su corazón a cada uno de sus hijos en todo momento, Iglesia Madre que engendra en la fe y acompaña de modo más cercano a quienes enfrentan situaciones más exigentes. “ Con la misma fe siguió al Señor en su predicación y permaneció con él hasta el Calvario ” PF13

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

La Virgen de Nazaret tuvo una misión única en la historia de salvación, concibiendo, educando y acompañado a su hijo hasta su sacrificio definitivo. Desde la cruz Jesucristo confió a sus discípulos, representados por Juan, el don de la maternidad de María, que brota directamente de la hora pascual de Cristo: “Y desde aquel momento el discípulo la recibió como suya” (Jn 19, 27). En María nos encontramos con Cristo, con el Padre y el Espíritu Santo, como asimismo con los hermanos.  DA267

 

Oración comunitaria

 

Oremos por nuestra patria ,sedienta de Justicia y de paz, que el ejemplo de María nos eduque en la paciencia, la entrega mutua y el amor sin medida.

Pidamos al Señor…                                                                              R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por quienes sufren pérdidas, marginación y dolor, para que en la maternidad de María puedan encontrar paz, respeto y consuelo.

Pidamos al Señor…                                                                            R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestra comunidad eclesial. Que la Maternidad de la Virgen Santísima nos anime a crecer en compromiso, fidelidad y ternura.

Pidamos al Señor…                                                                           R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                 Canto.

 

 

DÉCIMOTERCERA ESTACIÓN: “ JESÚS MUERE EN LA CRUZ ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                      Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Jesús Muere por nosotros. El cielo y la tierra se estremecen. El amor de Dios desciende hasta el más oscuro de nuestros fracasos. Contemplamos la escena en conmovedor silencio. ¡No hay amor más grande que éste !. Queremos dejarnos salvar por este amor y reconocer su fuerza salvadora.

 

Lectura: Lucas 23, 44-48

 

Como al mediodía, se ocultó el sol y todo el país quedó en tinieblas hasta las tres de la tarde.

En ese momento, la cortina del templo se rasgó por la mitad, y Jesús gritó muy fuerte:

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, y al decir estas palabras, expiró.

El capitán, al ver lo que había pasado, reconoció la obra de Dios diciendo: “Realmente este hombre era un justo”. Y toda la gente que se había reunido para este espectáculo, al ver lo sucedido, comenzó a irse golpeándose el pecho.  ¡ Palabra de Dios !

 

Comentario: Al morir en la cruz Jesús nos da muestra del mayor acto de amor para con nosotros, convirtiéndose así en la mano extendida de Dios que salva y libera. Como él nosotros debemos convertirnos en esa mano extendida de amor, caridad y servicio hacia nuestros hermanos más necesitados. Sólo el que ha experimentado el amor de Dios puede darlo a sus hermanos de forma generosa y constante. “ También nosotros vivimos por la fe: para el reconocimiento vivo del Señor Jesús, presente en nuestras vidas y en la historia ” PF13

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Durante su vida y con su muerte en cruz, Jesús permanece fiel a su Padre y a su voluntad (cf. Lc 22, 42). Durante su ministerio, los discípulos no fueron capaces de comprender que el sentido de su vida sellaba el sentido de su muerte. Mucho menos podían comprender que, según el designio del Padre, la muerte del Hijo era fuente de vida fecunda  para todos (cf. Jn 12, 23-24)  DA143

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por nuestros familiares y amigos que han partido a la casa del Padre. Para que su felicidad sea perpetua junto a los ángeles y santos.

Pidamos al Señor…                                                                                        R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestros seres queridos que padecen alguna enfermedad. Que el Señor de la vida les brinde consuelo y salud.

Pidamos al Señor…                                                                                        R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos, especialmente por tantos jóvenes que se sienten vulnerados por diversas razones. Para que unidos a la pasión del Señor puedan participar de su victoria.

Pidamos al Señor…                                                                                         R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre…                                               Canto.

 

 

DÉCIMOCUARTA ESTACIÓN:  “ JESÚS ES SEPULTADO ”

 

P. Te adoramos, Cristo,  y te bendecimos                Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Su cuerpo mutilado es colocado en un sepulcro. La penúltima estación de este camino doloroso nos ubica en la puerta que nos abre a la esperanza.

 

Lectura: Lucas 23, 50-54

 

Intervino entonces un hombre del Consejo Supremo de los judíos que se llamaba José.

Era un hombre bueno y justo que no había estado de acuerdo con los planes ni actos de los otros. Este hombre de Arimatea, pueblo de Judea, esperaba el Reino de Dios. Fue a presentarse a Pilato para pedirle el  cuerpo de Jesús. Habiéndolo bajado de la cruz, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro cavado en la roca, donde nadie había sido enterrado aún.

Era día de la Preparación de la Pascua y ya estaba por comenzar el día sábado. Entonces las mujeres que habían venido de Galilea con Jesús, siguieron a José para conocer el sepulcro y ver cómo ponían su cuerpo.  ¡ Palabra de Dios !

 

Comentario:  Caminamos siguiendo las huellas del crucificado conscientes de que Él ha tomado sobre sí todos nuestros sufrimientos. Lo descubrimos cercano a quienes viven situaciones de dolor. En la quietud del sepulcro aguardamos expectantes el triunfo de la vida. “La fe es compañera de vida que nos permite distinguir con ojos siempre nuevos las maravillas que Dios hace por nosotros ” PF15

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

Una auténtica evangelización de nuestros pueblos implica asumir plenamente la radicalidad del amor cristiano, que se concreta en el seguimiento de Cristo en la Cruz; en el padecer por Cristo a causa de la justicia; en el perdón y amor a los enemigos. Este amor supera al amor humano y participa en el amor divino, único eje cultural capaz de construir una cultura de la vida. DA543

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por tantos hombres, mujeres y jóvenes que en la prueba pierden el sentido de la vida, para que en este tiempo encuentren la esperanza en Jesús.

Pidamos al Señor…                                                                             R: Escúchanos, Señor.

 

 

Oremos por quienes en la Iglesia y en el mundo trabajan por la integración social de los jóvenes. Para que este tiempo de conversión los renueve en su vocación.

Pidamos al Señor…                                                                            R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nosotros para que estas fiestas pascuales nos impulsen a trabajar para que Chile sea en verdad una mesa para todos.

Pidamos al Señor…                                                                           R: Escúchanos, Señor.

 

* Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre.                                    Canto.

 

 

DÉCIMOQUINTA ESTACIÓN:  “ JESÚS RESUCITA. ”

 

P. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos                    Todos: Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

 

Guía: Jesús vence a la muerte y resucita convirtiéndose así en el único Señor y Salvador de nuestra vida.

 

Lectura: Lucas 24, 5-6

 

¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado.       ¡ Palabra de Dios !

 

 

Comentario:  Jesús con su resurrección nos salva del poder de las tinieblas para dándonos una vida nueva como hijos amados de Dios. Nos da la posibilidad de experimentar su infinito amor que salva, libera y da esperanza. La humanidad ya nunca más estará perdida siempre y cuando se acerque con humildad y lo reconozca como su Señor. “ Nosotros creemos con firme certeza que el Señor Jesús ha vencido el mal y la muerte. Con esta segura confianza nos encomendamos a él ” PF15

 

Nuestro actuar desde Aparecida:

 

DA554. Guiados por María, fijamos los ojos en Jesucristo, autor y consumador de la fe, y digámosle:

“Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado” (Lc 24, 29).

Quédate con nosotros, Señor, acompáñanos aunque no siempre hayamos sabido reconocerte.

¡Fortalece a todos en su fe para que sean tus discípulos y misioneros! (DI 6)

 

Oración comunitaria:

 

Oremos por el Papa para que en su misión de pastor nos guie a vivir de forma comprometida el Evangelio.

Pidamos al Señor…                                                                                       R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por quienes en la Iglesia y en el mundo trabajan en llevar el Evangelio a los más necesitados y apartados.

Pidamos al Señor…                                                                                       R: Escúchanos, Señor.

 

Oremos por nuestras familias para que sean verdaderos centros de Evangelización.

Pidamos al Señor…                                                                                       R: Escúchanos, Señor.

 

 

* NOTA:

 

A las etapas del viacrucis se le denominan estaciones y tradicionalmente se cuentan 14, aunque el papa Juan Pablo II añadió la Resurrección en último lugar.

Bajo el auspicio de Juan Pablo II, se creó un nuevo Viacrucis con 15 estaciones basadas todas ellas en momentos del Nuevo Testamento, ya que el anterior recogía muchos pasajes de los Evangelios apócrifos. Este nuevo viacrucis comienza con la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní y finaliza con la Resurrección de Cristo. Era un intento de acercar ecuménicamente a todas las confesiones cristianas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *