Rueda de prensa de Semana Santa

 

12512475_501945209991453_5507038102558697847_n

La Diócesis de Nuevo Laredo, el Sr. Obispo Don Enrique Sánchez Martínez y las diferentes Comisiones y Dimensiones pastorales, convocan a participar en las actividades que se van a realizar:

PROGRAMA Y ACTIVIDADES:

1.- Domingo de Ramos

Procesión de Ramos Juvenil, punto de salida Monumento Fundadores 8:30 a.m., llegando a Catedral del Espíritu Santo a las 11:30 a.m. Eucaristía presidida por Mons. Enrique Sánchez Martínez.

2.- Martes Santo

Misa por los Enfermos 10:00 a.m. Catedral del Espíritu Santo

3.- Miércoles Santo

Misa Crismal 12:00 p.m. Catedral del Espíritu Santo

3.- Jueves Santo

Celebración de la Cena del Señor 6:00 p.m. Catedral del Espíritu Santo

4.- Viernes Santo

9:30 a.m. Viacrucis, salida Monumento a los Fundadores

3:00 p.m. Celebración de la Pasión del Señor

6:00 p.m. Procesión del Silencio salida Plaza Juárez llegando a Catedral del Espíritu Santo, sermón del pésame y rezo del rosario.

5.- Sábado Santo

Vigilia Pascual 9:00 p.m. Catedral del Espíritu Santo

PARA CELEBRAR LA SEMANA SANTA DEL AÑO JUBILAR 2016

A partir del próximo domingo 20 de marzo, la Iglesia celebra la centralidad de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo dando inicio con el DOMINGO DE RAMOS DE LA PASION DEL SEÑOR y culminando con el SACRO TRIDUO PASCUAL.

DOMINGO DE RAMOS DE LA PASIÓN DEL SEÑOR:

En este día, la Liturgia nos centra en la Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén y nos dispone a la celebración de la Pasión del Señor. Los signos centrales son las procesiones con ramos benditos que nos recuerdan a todos los cristianos nuestra profesión publica de la Fe recibida en el Bautismo para dar testimonio hasta la entrega de la propia vida, así como el mismo Jesucristo lo hizo, hasta la muerte y muerte de Cruz. La proclamación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según san Lucas nos introduce en los misterios de la Muerte del Señor, sacrificio redentor para toda la humanidad.

MISA CRISMAL:

Por razones pastorales, en nuestra Diócesis de Nuevo Laredo se celebra el miércoles santo por la mañana. El Obispo con su presbiterio preside en la Iglesia Catedral la celebración de la Eucaristía donde se confeccionan los Santos Oleos. El santo Crisma y el Óleo de los Catecúmenos con el que los nuevos hijos de Dios serán consagrados en su iniciación cristiana en la Noche de Pascua y durante todo el año; el Crisma también para la Ordenación de Sacerdotes. El Óleo de los enfermos para las unciones sagradas con las que se fortalece al cristiano en su enfermedad. También, los sacerdotes renuevan sus promesas del día de su Ordenación ante el Obispo y la Iglesia diocesana, que se hace presente en la Asamblea ahí reunida en la celebración.

JUEVES SANTO:

Por la tarde, la Liturgia nos introduce en Sacro Triduo Pascual con la Celebración en “La Cena del Señor”, donde conmemoramos la institución de la Eucaristía y la Ley fundamental del Amor cristiano, expresado en el sugestivo rito del Lavatorio de los pies. Posteriormente, preparado de manera previa un monumento para el Santísimo Sacramento, se adora su presencia divina de una manera solemne hasta la medianoche. En este contexto, se acostumbra en la feligresía la visita de las siete casas con este fin, adorar la presencia sacramental de Jesucristo en la Eucaristía en siete templos distintos.

VIERNES SANTO:

Además del ejercicio del Viacrucis y de las Siete Palabras, la Iglesia se reúne en la Liturgia de este día solemne con la Celebración de la Pasión y Muerte del Señor a partir de las 3 de la tarde. En ella, se proclama la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según san Juan, se ora por las necesidades de todo el mundo, se adora la Santa Cruz, signo de nuestra Salvación y se distribuye la comunión con la Reserva eucarística de la Misa del Jueves por la noche. Estamos concluyendo el primer día del Triduo Sacro que lo caracteriza también por el ayuno.

Por la tarde, al caer el sol, se acostumbra también la Procesión del Silencio, en la que la Iglesia venera a María Santísima, acompañándola en su dolor lleno de esperanza.

SABADO SANTO:

Es el segundo día del TRIDUO PASCUAL. La Iglesia se abstiene de celebrar la Eucaristía. Contempla en el silencio del sepulcro la fuerza redentora de la Muerte de su Señor, esperando con gozo el triunfo glorioso, la noche de la Pascua.

DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR:

En la vigilia de este Solemnísimo Día, la Iglesia se reúne para celebrar en medio de la noche la espera gozosa. Con la liturgia de la Luz, que irrumpe la oscuridad del Templo, la abundante Palabra de Dios nos presenta la Historia de Salvación hasta el cumplimiento de lo anunciado por los profetas. La Buena Nueva es la Resurrección. Con los cantos alegres del Aleluya, se abre la Gloria a la que estamos llamados, y recordamos con la renovación de nuestras promesas bautismales que hemos de vivir también aquella misma Pascua del Señor. El culmen de la Noche Santísima de la Pascua es la Eucaristía, donde comemos y bebemos el Cuerpo y la Sangre del Señor Resucitado, aguardando el domingo que no tiene fin, el Octavo Día, el Cielo, la Vida eterna.

Deseamos que estas fiestas pascuales en este Año Jubilar de la Misericordia sean provechosas para nuestra comunidad neolaredense y para toda la diócesis.

Ante todo les agradecemos su presencia entre nosotros y como siempre les deseamos un excelente día.

Los comentarios están cerrados