México debe afrontar cuanto antes la emergencia educativa

No se puede educar en la única verdad de que… la verdad no existe

Jaime Septién

topic-23
De los países pertenecientes al “club de los ricos”, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), México es quien ocupa el último lugar en calidad educativa. Recientemente, el gobierno federal, a través de la Cámara de Diputados, lanzó una reforma educativa que suscitó la protesta de miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y que ha mantenido en vilo, por mucho tiempo a la capital de la República, con marchas, mítines y plantones de los maestros “disidentes”.

Previamente, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) había lanzado un ambicioso documento, “Educar para una Nueva Sociedad; Reflexiones y Orientaciones sobre la Educación en México”, en el que hablaba, entre otras cosas, de la emergencia educativa que vive el país y de la necesidad de recuperar la educación en valores y en competencias para la vida, como herramienta de paz y de desarrollo equitativo. México es uno de los países con mayor inequidad en el mundo. Y buena causa de ello es el rezago educativo que padece y que lo mantiene retrasado respecto a países del propio continente americano.

La verdad es que no hay verdad

Reunidos en La Paz, Baja California Sur, por invitación del obispo local, monseñor Miguel Ángel Alba Díaz, los principales actores de este documento, tuvieron un diálogo tanto con seminaristas y sacerdotes como con empresarios, medios de comunicación y miembros de otras iglesias, para reforzar el tema y crear el ambiente hacia el cambio de modelo educativo que México exige.

“La emergencia educativa del país implica recuperar el tema de la educación en un cambio de época, donde ésta sea la clave para resolver los grandes problemas y donde todos los que tienen el papel de transmitirla –maestros, padres de familia, políticos, medios de comunicación, pastores- tienen la necesidad de reaprender y enseñar qué es educar, señaló el Nuncio Apostólico en México, monseñor Christophe Pierre.

Para el representante diplomático de la Santa Sede, “la educación es transmisión y en esta época se torna difícil”, tanto así que los obispos en Aparecida y el Papa Emérito Benedicto XVI, han llamado a responder a una emergencia educativa. “El mundo está cambiando y no podemos seguir igual, tenemos que ser pastores despiertos, activos, creativos”, dijo monseñor Pierre.

Para el prelado de origen francés, anteriormente la Iglesia estaba integrada a la sociedad y la familia cumplía casi naturalmente el papel evangelizador de transmisión, de educación. Ahora mismo, señaló monseñor Pierre “también padres de familia y políticos han expresado la dificultad que tienen de transmitir la fe, valores, principios y tradiciones a las nuevas generaciones: la transmisión ya no pasa”.

Monseñor Pierre subrayó que todos los que tienen un papel dentro de la educación en la sociedad están en crisis. “Hoy hay una ruptura cultural, hay un nuevo contexto y tenemos que despertar, de lo contrario el mundo se aleja cada vez más de la Iglesia y de Jesucristo, y el mundo se seculariza”.

“Esta es la más importante de las urgencias. Debemos ver hoy qué significa transmitir en un tiempo de ruptura”, donde se comprenda el papel del padre de familia, del maestro, del sacerdote en una sinergia educativa, frente a la “la dictadura del relativismo, en donde se afirma que no hay verdad, sino que hay muchas verdades”, señaló el Nuncio en México.

Y terminó diciendo que “hoy se llama al reino de la tolerancia. La verdad es que no hay verdad, por ello, no hay posibilidad de encuentro, de diálogo, de soluciones”.

A la baja el valor de la persona

Otro de los participantes del coloquio fue el responsable de la dimensión de Educación de la CEM, el arzobispo de León, monseñor Alfonso Cortés. El purpurado leonés señaló que la emergencia educativa que vive México solamente será posible de ser superada si se anuncia a Jesús.

“Esta emergencia –dijo monseñor Cortés– sólo se puede atender anunciando a Cristo no sólo como un abstracto ideal aspiracional, sino como un camino concreto para el crecimiento humano que permita tanto a creyentes como no creyentes podamos superar lastres, prejuicios, ideologías y manipulaciones que han dañado el sistema educativo”.

Monseñor Cortés, uno de los animadores del documento sobre educación de la CEM llamó la atención sobre otro aspecto particularmente grave de la emergencia educativa: la pérdida del sentido del valor de la persona y de la vida, que desemboca en un clima de injusticia y desigualdad que conduce a la miseria y cierra posibilidades de desarrollo y vida digna a prácticamente la mitad de la población. Por ello, dijo, “es tiempo de avanzar hacia una responsabilidad compartida por la sociedad mexicana en su conjunto”.

En síntesis agregó, el documento explora el pasado y el presente del servicio que la Iglesia ha prestado y está prestando a la educación en México, pero también, el desafío educativo que se describe, “no está limitado a la atmósfera cristiana, ni a las instituciones oficiales o privadas, sino que se extiende a la gama de realidades y tareas en las que la educación posee importancia decisiva para la reconstrucción del tejido social”, dijo monseñor Cortés.

Pastoral Educativa

CODIPE: COORDINACION DIOCESANA DE PASTORAL EDUCATIVA
MISION: EVANGELIZAR EL MUNDO DE LA EDUCACION
VALORES: UNIDAD,FRATERNIDAD,CARIDAD,SERVICIO

Los comentarios están cerrados